logo


Inicio Orientación y Tutoría Profesorado Técnicas de modificación de conducta
Técnicas de modificación de conducta PDF Imprimir Correo
Las técnicas de modificación de conducta se utilizan fundamentalmente con niños/as pequeños/as o con discapacidad psíquica. Con nuestro alumnado es mejor utilizar otro tipo de estrategias pero éstas también os pueden venir bien en momentos puntuales.

 

1. INTRODUCCIÓN


Si queremos cambiar una conducta inadecuada o enseñar algo nuevo, lo primero que tenemos que hacer es identificarla. Para ello, debemos analizarla:

 

Estímulo Conducta Consecuencia

 

Nuestra conducta depende de las consecuencias que obtengamos de ella. Utilizamos el medio para obtener consecuencias positivas, agradables y para evitar consecuencias negativas o desagradables. Repetiremos aquellas conductas que van seguidas de un premio o recompensa y no repetiremos las que no proporcionan consecuencias agradables. Por ello, conocer la relación que hay entre la conducta y sus consecuencias y cómo usarlas es fundamental para garantizar una enseñanza eficaz. Las consecuencias pueden ser:

 

  • positivas: son aquellas que aplicadas inmediatamente después de una conducta producen un aumento en la frecuencia de ésta.

  • Negativas: son aquellas que aplicadas inmediatamente después de una conducta concreta disminuyen o eliminan la emisión de esa conducta. Esas consecuencias deben siempre aplicarse en primer lugar, y recurrir al castigo solo y exclusivamente en situaciones imprescindibles.

 

Es necesario que ayudéis al alumno/a a relacionar su conducta con sus consecuencias, es decir, a realizar adecuadamente atribuciones causales. El tema de las atribuciones causales lo trataré en otro momento.

 

2. PROCEDIMIENTOS PARA LA ADQUISICIÓN O AUMENTO DE LA FRECUENCIA DE LA CONDUCTA

 

2.1. Refuerzo positivo


Este procedimiento consiste en presentar una consecuencia positiva (una recompensa o premio) inmediatamente después de la emisión de una conducta determinada.

 

Se utiliza cuando queremos desarrollar una nueva habilidad, aumentar la frecuencia de una conducta o cuando el refuerzo de esa conducta disminuye la aparición de una conducta incompatible no deseada (por ejemplo, a un niño que molesta a sus compañeros vamos a darle un refuerzo positivo cuando ayude a un compañero).

 

Para que este procedimiento funcione la recompensa tiene que estar en relación con el comportamiento, ser contingente a éste (ha de ser inmediato) y siempre ha de ir acompañado de la especificación de la contingencia y de refuerzo social. Así mismo deben ser cognitiva y emocionalmente apropiados para la persona, y evitar caer en el error de “saciar” al niño con la recompensa (si siempre damos el mismo refuerzo el niño se habitúa y deja de tener efecto). Por esto es importante que cuando los alumnos realicen un examen o una prueba les demos lo mas rápidamente posible el resultado de la misma, de forma que puedan relacionar la nota con el esfuerzo realizado anteriormente. También los programas informáticos proporcionan una contestación inmediata a la respuesta dada por el alumno con lo que es un buen reforzador.

 

2.2. Refuerzo negativo


Consiste en la desaparición de un objeto o hecho desagradable que antecede a la respuesta que nos interesa; como consecuencia de dicha desaparición aumenta la frecuencia de la conducta deseada. Por ejemplo, avisamos al alumno de que si habla con el compañero y no acaba la tarea se tendrá que sentar al final del aula solo, con lo que si trabaja adecuadamente evitará el hecho desagradable de estar apartado del grupo.

 

2.3. Modelado


Consiste en dar a la persona la oportunidad de observar en otra persona significativa para él la conducta nueva que se desea conseguir. El observador debe copiar la conducta que le presenta el modelo inmediatamente o tras un intervalo de tiempo muy breve. Este procedimiento se usa en la adquisición de nuevas conductas, eliminación de respuestas inadecuadas a través de la observación de la conducta apropiada. El modelado es la principal técnica para enseñar las normas sociales. La observación es un método muy importante para el aprendizaje y no debemos olvidar que siempre somos modelos para nuestros alumnos y alumnas, todos recordareis el anuncio del Ministerio de Cultura “Si tú lees ellos leen”.



 

Pibito

olas